Psicoanimal

Terapia con Perros para el colectivo infancia gracias a Acana.

Nueva colaboración solidaria con Acana, una marca de piensos de alta gama que está muy comprometida con los proyectos sociales y la terapia con perros.

Estamos contentas de poder presentaros esta bonita colaboración entre @acana_spain y nuestros programas de #terapiaasistidaconperrosComo sabéis, nuestra misión es mejorar la calidad de vida de humanos y animales promoviendo un bienestar bidireccional para ambos. Acana nos echa una pata mediante su compromiso social y su promoción del bienestar animal como empresa de calidad en alimentación para perros y gatos.

¿Cómo lo van a hacer? Financiando uno de nuestros proyectos sociales de Terapia con Perros para niños y niñas con necesidades especiales.

El equipo terapéutico que lidera las visitas terapéuticas está formado por un tríodo de intervención: 

Experto/Interventor: Ana García Mendrada como trabajadora social experta en Intervenciones Asistidas con Perros. 

Técnico/Guía: Álvaro Notario Manzano como trabajador social, experto en IAP y educador canino. 

Perra de IAA :Alma es la perrita que apoyará terapéuticamente a los compañeros de PsicoAnimal.  Actúa como facilitador y/o motivador para la consecución de los diferentes objetivos terapéuticos.

Los objetivos están orientados principalmente al ocio y al respiro, aunque se obtienen beneficios a nivel integral de los beneficiarios:

  • En la esfera emocional
    Aumentar la autoestima y la expresión espontánea de emociones positivas.
    Aprender sobre la gestión emocional y la identificación de las emociones en uno mismo, los animales y los iguales.  
    En la esfera social:
    Incrementar las habilidades sociales.
    Fomentar un mayor uso del estilo comunicativo asertivo (verbal y no verbal).
    Incrementar las interacciones sociales espontáneas.
  • En la esfera cognitiva:
    Desarrollar la capacidad de toma de decisiones.
    Ampliar la capacidad de solución de problemas.
    Aprender sobre responsabilidad en el rol de cuidadores.

 

Las actividades grupales con animales son muy beneficiosas en tanto en cuanto permiten aportar un motivador muy potente que permite trabajar gran cantidad de objetivos terapéuticos.
Además, el vínculo desarrollado entre el beneficiario y el animal permite crear experiencias terapéuticas beneficiosas así como generar emociones positivas.
Por otro lado, el rol de cuidador que los beneficiarios ejercen con respecto al perro alude a su responsabilidad y les permite involucrarse en una tarea que repercute directamente en el aumento de su autoestima y de su autoeficacia percibida, es decir, validar su capacidad para hacer frente a multitud de responsabilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.